Pentecostés

La Venida del Espíritu Santo

Mientras celebramos hoy la Fiesta de la Venida del Espíritu Santo sobre los discípulos de Jesús, continuamos celebrando la parte del Espíritu de Dios presente en nuestra historia humana. Su parte es trabajar dentro de cada uno de nosotros para que podamos hacer nuestra parte en la misión de la Iglesia en nuestro mundo.

Es mi intención continuar donde quede la semana pasada comentando sobre el manejo material de la Iglesia y algunas de las consecuencias de esa responsabilidad para con nosotros en nuestra parroquia. Un elemento clave de la administración de los bienes materiales y recursos financieros de la parroquia, sobre lo cual escribí la semana pasada, es la gestión transparente de las finanzas de la parroquia. 

Contamos con el apoyo de los miembros de la parroquia y, al mismo tiempo, nosotros tenemos que poder demostrar que este apoyo se administra de manera honesta y efectiva. La semana pasada hablé sobre nuestras colectas durante las misas y las prácticas que seguimos para llevarlas a cabo, prácticas que pueden verificarse y observarse. Esta semana me gustaría comentar sobre otras formas en que el dinero llega a la parroquia y las prácticas que usamos para ser responsables con esos fondos.

Ciertamente tenemos una realidad mucho más complicada en estos otros ingresos para la parroquia. Los grupos parroquiales y los ministerios recaudan dinero para diferentes necesidades y actividades. Realizan eventos de recaudación de fondos, o ventas o rifas, para recaudar fondos para sus actividades grupales. Incluso puede haber una recaudación especial de fondos para satisfacer algunas necesidades especiales, por ejemplo para poder comprar artículos para la parroquia.

En todas estas formas en que el dinero cambia de manos en nuestra parroquia, debemos seguir las pólizas y prácticas que tenemos, para transparencia, el uso de los fondos para el propósito que se les ha dado y para tener las cuentas claras.

Siguiendo las instrucciones de la Arquidiócesis, incluso los fondos que se otorgan a grupos parroquiales para sus propias actividades son parte de las finanzas de la parroquia: el nombre y la reputación de la parroquia bajo la cual se recaudan los fondos requiere que la parroquia sea responsable de esos fondos.

Una de las cuestiones de especial preocupación en el manejo de fondos es cómo asegurar a todos aquellos que tienen el derecho / necesidad de saber que los fondos se han manejado con honestidad y para el propósito que se les dio. Y algo que ha sido una preocupación especial en nuestra parroquia es cómo hacerlo de manera eficiente y efectiva. En términos muy prácticos, esto a menudo tiene que ver con preguntas sobre el dinero que se recauda y no se entrega a tiempo. Preguntas y sospechas surgen cuando el dinero que se colecta se guarda en algún lugar por un período de tiempo, o se lleva a la casa de alguien y después de tiempo se entrega a la oficina de la parroquia, o simplemente nunca se entrega a la oficina de la parroquia. La transparencia se pierde cuando eso sucede y nos abrimos a la falta de confianza con lo que se ha dado. Por esta razón, nuestra práctica en la parroquia es que cualquier dinero que se entregue para cualquier propósito se traiga directamente e inmediatamente a la oficina de la parroquia donde se pueda contar y se pueda hacer un recibo. A partir de ahí, se encuentra disponible un rastro claro que muestra la cantidad exacta que se entregó y que testifica que efectivamente se depositó en la cuenta bancaria.

El dinero que viene de esa manera se coloca en una subcuenta para el uso de los ministerios y grupos para los fines para los que se recaudó. Entonces podemos verificar qué se entrego, recibió, cuándo y qué ha salido y con qué propósito. De esa manera hay transparencia que puede ser examinada y verificada. Nos tomamos muy en serio nuestra obligación de poder responder por lo que ha entrado y lo que ha salido y luego tener fondos disponibles para el funcionamiento de la parroquia, y queremos que sepa también cuáles son nuestras prácticas para que usted también pueda promover el seguimiento para beneficio de todos los miembros de nuestra comunidad de fe.

Que Dios derrame sus bendiciones sobre ustedes a través de nuestra Iglesia y la presencia del Espíritu Santo en ella.

Padre Tomás Rush,OMI

Verdaderamente agradecemos su apoyo y contribuciones.

Esta semana recibimos $4,490.00

Durante estos tiempos difíciles, más que nunca, nos gustaría expresar nuestro más sincero agradecimiento por su continuo apoyo a Santa Rosa. Por favor envié su contribución semanal a la oficina parroquial atención P. Thomas o puedes dejarla en la oficina parroquial; hay una buzón en la puerta de la entrada. Si no puede apoyar financieramente a la parroquia en este momento, por favor recuérdenos en sus oraciones. Tenga la seguridad de mis incesantes oraciones por usted y su familia y sepa que estamos aquí para usted, como siempre, y especialmente durante estos tiempos difíciles.

Contribuciones por medio de en línea (Online)

Ahora estamos ofreciendo la alternativa para donar en línea. Esperamos que sea de utilidad y facilite el propósito. Hacer clic en el enlace Donaciones. Despues del proceso, recibirá un correo electrónico confirmando su donación.

¿Sabía Qué?

Enseñe a los niños cómo explicar una conducta inapropiada. Las estadísticas muestran que los niños pueden contar su historia de abuso a los adultos al menos nueve veces antes que alguien reconozca lo que se les ha contado y tome acción. Una parte importante de darle poder a los niños para que se protejan a sí mismos del abuso es enseñándoles el lenguaje correcto para explicar conductas inapropiadas o incómodas que ellos pudieran enfrentar. Un niño que puede describir lo que le hizo sentir violado/a o incómodo/a será capaz de comunicarse con adultos en quienes confía para detener al depredador, o para poner fin a una situación potencialmente peligrosa. Para obtener más información, por favor visite http://usccb.org.

Copyright © Santa Rosa Catholic Church. All Rights Reserved. Privacy Policy and Terms of Use
Website Built and Managed by
The Concierge Web Company